Control de Armas en Tiempos de Covid-19

A medida que el mundo siente el impacto  del brote de coronavirus en la primera mitad del 2020, la comunidad global está siendo forzada a reconocer las consecuencias de privilegiar, por décadas, ganancias a corto plazo sobre inversiones a largo plazo en áreas como servicios de salud y educación. Por años, los gobiernos alrededor del mundo han priorizado la militarización en nombre de la seguridad nacional y se han beneficiado económicamente con el negocio billonario de tráfico de armas global. La seguridad humana –uno de los pilares fundamentales de una sociedad sana y funcional- ha sido negligentemente relegada, a pesar de las advertencias expresadas por los diferentes cuerpos de la ONU, organizaciones sin fines de lucro e institutos de investigación, acerca del cambio en la naturaleza de los retos y amenazas internacionales. Las consecuencias negativas de esta desviación de prioridades quedan ahora al descubierto, cuando las naciones altamente militarizadas que continúan midiendo su seguridad por el tamaño de su suministro de armas tienen ahora problemas para responder adecuadamente a la crisis de salud mundial provocada por el Covid-19.

Vea recursos adicionales sobre este tema aquí:

Artículos y Recursos Sobre el Desarmamiento y Control de Armas

Organizaciones sin fines de lucro, institutos de investigación, políticos, celebridades, la ONU e innumerables personas más, han levantado sus voces haciendo un llamado a los gobiernos del mundo a reconsiderar las prolongadas prácticas de llenar depósitos de armamento a costa de la seguridad humana y a re-priorizar el gasto de acuerdo a los actuales y futuros retos de seguridad y amenazas a la salud y el bienestar. Sin embargo, la situación continúa como de costumbre, con un gran número de gobiernos declarando a la industria de las armas como sector esencial:

Vea recursos adicionales sobre este tema aquí:

Artículos y Recursos sobre Exportaciones de Armas / Industria de Armas en el Contexto de la Pandemia de Coronavirus

General:

Belgium: 

Canada: 

France:

Germany: 

Italy: 

Philippines:

USA: 

UK:

 

¿Qué podemos hacer?

Como individuales:

 
 
 
 
 
 

Como organizaciones:

Otros Recursos:

Juntas Virtuales y Webinars

Comunicados

En las Noticias

 

Global Campaign on Military Spending ilustra (Figura 1) cómo los recursos gastados en militares y armamento podrían haber sido utilizados hoy para responder a la pandemia de Covid-19. La International Campaign to Abolish Nuclear Weapons (ICAN) comparte una investigación similar, comparando el gasto en arsenals nucleares vs la infraestructura de servicios de salud. Muchas otras organizaciones e individuos han ponderado el tema, incluyendo Project Ploughshares, miembro de Control Arms, en “Arms control diplomacy a worrying casualty of Covid-19” y la Women’s International League for Peace & Freedom (WILPF) en su contínua serie de blogs Covid-19.

Como de costumbre, las transferencias irresponsables de armas y su desviación, avivan y estimulan conflictos y violencia armada y habilitan al terrorismo y al crimen organizado. Las transacciones no reguladas de armas perpetúan los conflictos, facilitan los abusos y violaciones a los derechos humanos, exacerban las crisis de refugiados y  obstaculizan los esfuerzos de desarrollo. No obstante, simultáneas a una crisis mundial de salud, las transferencias de armas sin control a zonas de conflicto y más allá, producen consecuencias aún más devastadoras.

Vea recursos adicionales sobre este tema aquí:

 

Artículos y Recursos sobre Conflictos en el Contexto de la Pandemia de Coronavirus

Publications:

General News and Blogs:

 

Afghanistan:

Cameroon: 

Libya: 

Middle East and North Africa: 

Myanmar:

South Sudan

Somalia:

Syria:

Thailand:

Ukraine: 

West Africa: 

Yemen:

Coronavirus and Human Rights:

En Yemen por ejemplo, los ataques aéreos perpetrados por la coalición lidereada por Arabia Saudita y el uso de hospitales para propósitos militares por las fuerzas Houthi, resultaron en un número limitado de instalaciones de cuidados de salud y una escasez severa de suministros médicos. Adicionalmente, los altos niveles de desnutrición y bajos niveles de inmunidad debidos al brotes de cólera y difteria, aunado al hecho de que cerca de 18 millones de personas no tiene acceso a agua limpia, son sólo algunos indicadores de que un brote de COVID-19 tendría un efecto particularmente devastador en la población civil de Yemen.

Es por esto que el 17 de abril, la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, les advirtió a los países que para los 250 millones de niños en el mundo viviendo en «la pesadilla despierta [de los conflictos] un alto el fuego podría ser la diferencia entre vida o muerte.«Hizo un llamado a las partes en conflicto para hacer y respetar acuerdos de cese al fuego, enfatizando que “un cese al fuego global serviría de modelo de cooperación y solidaridad para luchar contra el COVID-19“.

Millones de personas apoyan ahora el llamado del Secretario General de la ONU a un cese al fuego, con más de 2.2 millones de firmas en una petición en línea. De la misma manera, en su llamado a la paz, el Papa Francisco les recordó a los estados que:

“Este no es tiempo de continuar con la producción y transacciones de armas, gastando grandes cantidades de dinero que deberían utilizarse para el cuidado de otros y salvar vidas.”

Vea recursos adicionales sobre este tema aquí:

 
 
 
 
Artículos y Recursos sobre los llamados a un alto el fuego en el contexto de la pandemia del coronavirus

Press Releases:

 

Articles:

Esta página web se mantendrá actualizada sobre el discurso global sobre las deficiencias expuestas por la pandemia COVID-19, principalmente el impacto de las inversiones en militarización y comercio de armas en la salud, la educación y el desarrollo sostenible.